Lo que construí hasta hoy

Desde que tengo conciencia de mi misma, el mundo de lo invisible me ha convocado irresistiblemente. Siempre supe que hay algo más que lo evidente, que lo material. Y este saber me llevó a investigar incansablemente.

La propuesta de mi trabajo es la síntesis de lo que he aprendido en el transcurso de los últimos 14 años. Me acerqué a la Astrología cuando era adolescente, intuitivamente y por curiosidad. Leyendo, atisbé un universo, una cosmovisión liberadora. Con lo cual empecé a estudiar Astrología en Casa XI.

En el transcurso de esos cinco años, aprendí e internalicé un paradigma donde la vida se ordena respetando la singularidad de cada ser humano. Encontré un lenguaje que no separa la emoción del discernimiento, sino que la acompaña y aclara. Un espacio donde la creatividad y la sensibilidad son apreciadas como cualidades intrínsecas y necesarias, indispensables para el florecimiento del potencial humano.

Una forma de poesía existencial.

En el 2004 comencé a aprender Tarot. El Tarot se transformó en un espacio de investigación y experimentación en el cual profundizo diariamente. Entiendo el Tarot como una manera de acariciar algo tan abstracto como una emoción, para volverla vital a través de la palabra sensible que sabe hablar de experiencias y sensaciones.

Las consultas y las clases que doy son espacios para registrar cómo uno se siente y para aprender a construir algo nuevo, responsabilizándose por el trabajo que implica.


Descubrí mi valor agregado, la manera a través de la cual contribuyo al mundo.

Estoy absolutamente convencida de que cada ser humano tiene su valor. El mío, es ayudarte a vos a encontrar el tuyo.


 

Send this to friend