– Los Amantes –

No elegimos de quien nos enamoramos.
Si estamos conectados con nuestras emociones y con nuestras sensaciones, es innegable que algunas personas nos encienden y otras no.

Es imposible que nos empiece a atraer alguien insistiendo para que así sea.

Sí sucede, si nos ocupamos de nuestro mundo interno, que alguien que alguna vez nos atrajo ya no sea tan irresistible.

O quizá un día nos sorprende que alguien que jamás nos había llamado la atención, “de repente” nos parece interesante.

Ambas posibilidades son fruto de mucho trabajo interior. De mucha honestidad.
La primera honestidad es blanquear que nos atrae y que no. Aceptarnos sin juzgarnos.
Y si nos damos cuenta de que algo de lo que nos atrae es tóxico, la Vida nos invita al compromiso con nosotros mismos para liberarnos de nuestra toxicidad.

Comprometidos con nosotros mismos soltamos y transformamos nuestra capacidad para amar.

Send this to friend